jueves, 9 de octubre de 2008

Análisis de la letra.

Enrique Santos Discépolo marca en la letra del tango "Yira, yira" la pobreza que se había extendido en la década del '30 en Buenos Aires.

Este tango refleja la perspectiva de un hombre que se halla en un mundo hostil, sin amor y en el cual rige la indiferencia. Mezcla el drama social y el drama individual ante un panorama económico desesperante y en donde ya se ha perdido la fe.

En el estribillo presenta la falta de solidaridad y confirma que en los momentos más importantes de la vida todos estamos solos.

El mismo Discépolo, tras un diálogo filmado por Eduardo Morera en 1932 para un corto dedicado a "Yira, yira", dice que en la letra se refleja un hombre que “deja de creer” ya que se da cuenta que los hombres son “fieras”, y la describe como una canción a la soledad y desesperanza.

El tango Yira, yira fue estrenado el 5 de septiembre de 1930, (día anterior al primer golpe de facto producido por el general José Félix Uriburu en nuestro país), y planteó las desilusiones y descreimientos que se harían presentes durante toda esa época.